El Lobo Estepario

Tienes razón, Lobo Estepario, mil veces razón, y a pesar de todo debes desaparecer. Quien quiera vivir en la actualidad y sentirse contento con su vida, no puede ser una persona como tu o como yo. Quien exige música en lugar de ruido, alegría en lugar de diversión, alma en lugar de dinero, trabajo verdadero en lugar de ocupación, pasión autentica en lugar de jugueteo... para él este mundo no es un bonito hogar. Hermann Hesse, "El Lobo Estepario"

martes, enero 31, 2006

Estupidez y Tolerancia

La maldad, es decir conseguir el beneficio propio a partir de la desgracia ajena, es una cualidad humana que genera un rechazo casi unánime. Hasta en una actividad de racionalidad tan limitada como el deporte profesional, aprovecharse de una caida, resbalón o tropiezo de un contrincante está muy mal visto. Es mucho peor que lanzarle un objeto a ese arbitro que estaba provocando todo el partido. Sin embargo, no existe ese mismo rechazo por otra cualidad, que a mi entender, es mucho mas peligrosa y nociva, la estupidez. La magnifica definición de Carlo Cipolla nos pone sobre la pista " Una persona estúpida es una persona que causa daño a otra o grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, o incluso obteniendo un perjuicio".
El estúpido se aprovecha del desconcierto que provoca su conducta errática, impredecible e irracional para consumar su devastadora acción. Lejos de provocar alarma y rechazo, la reconocida estupidez de nuestro personaje da lugar a risas y cierta "manga ancha"... Una falsa tolerancia que bajo el amparo de frases del estilo "déjalo, si es estúpido.." generan un efecto bola de nieve. Cuando uno quiere darse cuenta y el tsunami provocado por el estúpido llega a su propia costa, el daño ya es irreparable. En ese sentido, el estúpido es mucho más peligroso que el malvado. Se suele decir que "todo cabron tiene su corazoncito", cierto. Hasta la mente más perversa tiene su lado sentimental. Pero el estúpido no tiene límites, se crece con cada una de sus conquistas.
Paradójicamente, el estúpido desconoce generalmente su propia condición, con lo cual atribuye sus propias desgracias a circunstancias inverosímiles, alineaciones planetarias increibles, manías persecutorias generalizadas y maldad ajena enconada certeramente en su persona. Son personas fácilmente reconocibles. Para ellas el mundo se conjuga en primera persona y no existe la autocrítica. Véase cuantas de sus frases empiezan por "yo".

2 Comments:

At 9:14 p. m., Anonymous Euler said...

Seré breve.Como dijo no recuerdo quien (se me ha estropeao el Google), un estúpido es desatroso, pero un estúpido con un ordenador, raya la hecatombe.

 
At 10:42 a. m., Blogger El Toni said...

Jajaja... Bueno, no tanto.. La mayoria de estupidos con ordenador somos inofensivos.. Que si unas pelis frikis, que si unas fotos guarris... que si el Marca... Tampoco hacemos daño a nadie, tu..

 

Publicar un comentario

<< Home


Estadisticas de visitas